viernes, 14 de agosto de 2009

TEORIAS DE LA PERSONALIDAD

El término personalidad es usado de diferente manera puede estar referido al conocimiento de una persona o a lo única o típica en alguna. El significado popular le atribuye rasgos como atractivo social. Desde el punto de vista científico todos tenemos una personalidad que es simplemente nuestra naturaliza psicológica individual como una identidad personal de cada individuo.

Teorías De La Personalidad
A lo largo de la historia se han ido planteando diversas teorías de la personalidad entre estas principales son.
Teorías de los tipos constitucionales. Se basan en que los tipos psicológicos se pueden determinar en alguna medida sobre la base d elos atributos físicos u orgánicos. Se encuentran las teorías de Hipócrates, de Kretschmer y de Sheldon.
Según Hipócrates existen cuatro temperamentos: colérico, sanguíneo, melancólico y flemático, basado en cuatro tipos de humores: bilis negra, sangre, bilis amarilla y flema.
En el siglo XX Kretschmer postuló la existencia de tres tipos: asténico, atlético, atlético-asténico mixto, pícnico, pícnico mixto, displapsico y deforme.
Por último Sheldon postuló la existencia de tres tipos constitucionales: hendomorfo, mesomorfo y ectomorfo que corresponden a tres tipos psicológicos: viscerotómico, somatotómico y cerebrotómico respectivamente.
Teorías egosociales. Tiende a subrayar el papel de los factores socioculturales en el desarrollo de la personalidad y especialmente la maduración del ego.
E. Erickson propuso el criterio de que el desarrollo de la personalidad consiste principalmente en la maduración del ego, conforme la persona enfrenta las principales tareas de su vida.
A. Adler subraya el papel del ego en la forma del estilo de vida. Sostiene que somos capaces de autodirigirnos y obtener algún control de nuestros propios destinos.
K. Horney resalta el papel del yo v las necesidades sociales y las circunstancias ambientales como críticas en la formación y funcionamiento de la personalidad, nacemos de una cultura preformada a la que debemos adaptarnos y encontrar una expresión individual dentro de las sanciones culturales.
Teorías psicodinámicas. Tienden a subrayar los motivos y conflictos inconscientes y utilizan procedimientos indirectos para descubrir el contenido inconsciente, se denota la naturaleza activa de la personalidad, las causas de la conducta son internas y predominantemente inconscientes.
Freud planteó que la parte inconsciente de la psique estaba siempre activa y que experimentamos su influencia más directa a través de los sueños.
Jung aceptó la existencia del inconsciente personal pero insistió en un inconsciente colectivo que ejercía una profunda influencia tanto en la experiencia consciente como en la conducta.
Murray reconoce el aspecto interactivo de la personalidad y las situaciones pero postula las necesidades como fuerza impulsoras básicas de la personalidad.
Teorías conductuales. Se ha planteado la personalidad según estas teorías como “variable de personalidad” la diferencia de las otras concepciones es que ellos se vinculan de manera más rigurosa con las situaciones de estímulo y conducta.
B. F. Skinner llamado conductista radical porque intenta explicar la conducta sin utilizar variables intercurrentes de la personalidad. Argumenta que la personalidad no puede conocerse sino a través de deducciones de conducta.
Otros conductistas como A. Bandura, J. Rotter, A. Ellis y W. Mischel para quienes las variables intercurrentes son esenciales para explicar, predecir y controlar la conducta. Estos científicos de la personalidad se hacen llamar “teóricos del aprendizaje social”.
Teorías humanístico - existenciales. Son teorías de la naturaleza humana que se basan en atributos humanos y problema de existencia características. G. Allport, C. Rogers, A. Maslow y Erick Fromm son sus representantes, pasan por alto los cambios radicales de la niñez y de la adultez , en cuanto motivación, cognición, crecimiento del yo y desarrollo de habilidades, una teoría adecuada de la personalidad debe tener en cuenta estos atributos, el significado que tienen para vivir como seres humanos.
G. Allport subraya la necesidad de formar una teoría de la personalidad que insista en los atributos humanos característicos. Enfocó la evolución del yo por medio del estudio de experiencias propias.
C. Rogers mantiene que el desequilibrio y la falta de armonía psicológica es resultado de una discrepancia entre la concepción del yo ideal y del yo real, y que la congruencia y el conocimiento de sí mismo promueve un desarrollo y funcionamiento saludable de la personalidad.
A. Maslow se identifica con le movimiento de los potenciales humanos que enfatiza una psicología de la salud y el desarrollo. En los seres humanos la motivación defectuosa se relaciona con los requerimientos orgánicos, con la emergencia del yo, la emergencia hacia la autoactualización se vuelven evidentes.
Fromm trata el asunto de que significa ser humano y una orientación de valor es uno de los atributos humanos más importantes, para él la existencia humana ideal es la existencia estética.
Teorías de los rasgos. Los análisis de los rasgos por lo general suponen que la gente difiere en variables o dimensiones continuas. En la teoría de los rasgos se considera que lo que distingue a los individuos es la cantidad de características diversas que muestra su personalidad, es decir que las diferencias básicas entre las personas son cuantitativas más que cualitativas.
R. Cattell fue uno de los pioneros en el uso de análisis factorial, él afirmaba que se debía determinar empíricamente los rasgos que subyacen a la conducta humana, y esto lo hizo mediante el lenguaje.
Eysenck por su parte creía que para el estudio de los rasgos se debía empezar con ideas desarrolladas sobre las variables subyacentes que desean medir, para luego medirlas adecuadamente. Se basó en la tipología de Hipócrates y Galeno y observaciones afines de Jung y W. Wundt, supuso que los cuatro tipos identificados por Hipócrates y Galeno podrían ser el resultado de la combinación de diferentes niveles de dos rasgos de orden superior, así los reconstruyó en una matriz de dos dimensiones. Los de rasgos de orden superior son los de introversión-extroversión y de emocionalidad-estabilidad.
Harrison Gough argumentó que algunos aspectos de la conducta a los que llama conceptos populares son comunes a todas las culturas y sociedades, así estos conceptos populares son aspectos básicos de la personalidad humana y, en consecuencia que debe medirse. Así desarrollo el Inventario Psicológico de California (CPI). Partió de una aproximación teórica para la elaboración de su escala, pero antes de decidir sus medidas tomó en cuenta también sus observaciones de las distintas sociedades y cualidades que compartían.
W. Fiske dio la primera evidencia del modelo “los cinco grandes” afirmó que había que no logrado reproducir la estructura con 16 factores propuesta por Cattell y que lo había encontrado en una solución de cinco factores. En los años 60 Norman, Borgatta y Smith abordaron la misma cuestión con instrumentos diferentes. Llegaron a la conclusión: la mejor explicación de los datos los proporcionaban los cinco factores. Los cinco factores en mención son: Extroversión, Agradabilidad, Escrupulosidad, Emocionalidad y Apertura a la experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada